lunes, 27 de abril de 2015

La fuente del solar.





Miro desde un asiento a la distancia, recuerdo una tarde de no sé qué año, en todo caso debe haber sido entre la década del 60 y 70, era muy pequeña, había mucha gente, todo mi barrio y los barrios cercanos a la plaza se aglomeraban para ver el acto de inauguración, escuchamos. el discurso, y al final los aplausos, al concluir estallaron los fuegos artificiales, nunca habíamos visto tan extraordinario evento se mezclaban los sentimiento de temor y alegría. Ahora sentada, veo con mucha pena, lo que queda de la gran fuente y las inmensas rocas, hoy, ya no existe espejo agua, ni sus chorros refrescando el ambiente, ni tampoco su sonido relajante, tampoco en las tardes calurosas se escuchan los gritos y las risas felices de los niños, solo mi mente las revive. Triste es saber hoy la verdad de dicho monumento, la arbitrariedad con la que se trató a su autor y ver también hoy la fuente taponeada de tierra y un pasto descuidado, sus orillas con un hedor urinario y miles de restos de botellas quebradas y basura. Las rocas ahora mudas y olvidadas, pobres y sucias rocas pintadas y escritas que solo sirven de escondites en las protestas e impregnadas de rayas, gases y smog. Si la gente supiera cuantos sueños de artista estaban tras estos monumentos, si supieran cuanto esfuerzo humano se perdió. Hoy tan solo están, tan grandes y tan perdidas como su historia, tan olvidadas, degradas y excluidas de la memoria. De la memoria pública, de la artística, de la popular y de la escultórica, como las calles que las circundaban con todas sus gentes, personas que crecieron y vivieron en su cercanía, que las conocieron en su inicio y esplendor. Otrora un monumento a un hombre que se preocupó por los niños y los pobres, cómo los que vivimos cerca de ahí. Después de esto, sentí la necesidad de investigar más, verdaderamente, siempre me llamó profundamente la atención este lugar y después de muchos meses y años de buscar, encontré lo que quiero compartir con ustedes.






Lorenzo Berg Salvo nace en Concepción el 7 de febrero de 1924, fallece en mayo de 1984 en Santiago. 1948 y 1952 Estudios Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad de Chile. Alumno de Ramón Miranda y Gustavo Carrasco. Integra el grupo de vanguardia Rectángulo. 1953 Gana el Concurso Internacional al Monumento del Don Pedro Aguirre Cerda. 1959 - 1960 Beca British Council. Estudios en el School of Sculpture del Royal College of Art de Londres. Estudia con Bernard Meadows, asistente de Henry Moore. 1960 Invitado a formar parte de la 2da Feria de Arte en el Parque Forestal dirigida por Germán Gasman. Se funda en noviembre el Museo de Arte Moderno (MAM), entidad emplazada bajo los árboles como forma de sacar el arte a la calle. Berg allí expone sus trabajos de esmaltes sobre metal. Prosiguen las ferias de Artes Plástica y Artesanía en el Parque Balmaceda de Santiago dirigidas ahora por Berg. Se llevan las primeras Ferias de Arte y Artesanía a Viña del Mar (1962), Concepción (1965), Castro (1967). 1961 - 1964 Se concentra en el proyecto y en la ejecución de la obra del Monumento a Don Pedro Aguirre Cerda. 1966 Organiza para la Municipalidad de Santiago tres jornadas culturales incluyendo actividades de Artes Plásticas, Artesanía, Conciertos y Folklore. 1967 Participa en la creación de la Galería Artesanal de Centros de Madres, CEMA CHILE, preocupándose de su diseño y montaje. En este proyecto supervisa además diversos centros artesanales entre el valle de Elqui y Chiloé, fomentando el uso de las técnicas antiguas. 1968 y 1971 Comisario y Consejero de la Sala de Exposiciones Arturo Edwards del Instituto Chileno Británico de Cultura, dando espacio a varios artesanos. 1974 - 1984 Organiza y diseña las Ferias de Artesanía Tradicional, dependientes de la Universidad Católica de Chile, labor que realiza hasta su muerte. Impulsa el carácter internacional y latinoamericano de la artesanía. Con la misma Universidad crea un programa de documentales sobre los artesanos chilenos en su lugar de residencia. 1978 Publica Artesanía Tradicional de Chile, Ministerio de Educación, colección del Patrimonio Cultural Chileno. Miembro de la Sociedad Chilena de Historia y Geografía. Director de la Comisión Chilena del Instituto Andino de Artes Populares IADAP, del Convenio Andrés Bello con sede en Quito, Ecuador. Director de la Comisión Nacional del Folklore. 1983 Recibe la medalla Simón Bolívar por el Gobierno de Venezuela. Tras su muerte, se instituye el Premio Lorenzo Berg al mejor artesano nacional y extranjero de la Feria Internacional de Artesanía Tradicional. 1985 Premio póstumo de Municipal de Providencia por el desarrollo de la actividad artesanal en Latinoamérica. Su memoria queda perpetuada en el nombre de la Agrupación de Artesanos Lorenzo Berg.



Historia del monumento.

Como una síntesis de Chile, Agua, Piedra y Metal, estos son los elementos que forman el monumento.

1953
Lorenzo Berg junto al arquitecto Osvaldo Cáceres gana el Concurso Internacional al Monumento del Presidente Pedro Aguirre Cerda, que había de emplazarse en Plaza Argentina, un bandejón en la Alameda frente a la Estación Central.
1959
Se le reencarga a Lorenzo Berg el proyecto, para un nuevo emplazamiento en el extremo sur de Avda. Bulnes. Se constituye una Comisión Pro-Monumento, y acuerdan que el artista estudie y perfeccione su obra.
1959 - 1960
Recibe la beca del British Council, y realiza estudios en el School of Sculpture del Royal College of Art de Londres.
1960
Estando en Italia, nace la nueva visión del proyecto.
1961
Presenta el nuevo proyecto: las siete piedras monumentales, el espejo de agua y la llama central. El proyecto es aprobado por unanimidad el 13 de julio de 1961 por la Comisión Pro Monumento e inscrito el 19 de noviembre en el Registro de la Propiedad Intelectual, bajo N° 24.416 y N° 24.580. Diciembre En ceremonia en el Senado, se dio por iniciados los trabajos. Es invitado a presentar el proyecto a la Bienal de Sao Paulo 1961.
1962 
En otoño se inicia la ejecución de la obra; ante el fracaso de la firma contratada por la Comisión, se hace cargo el escultor a fines de 1962.
1963
En marzo se llama a concurso para los Jardines del entorno del Monumento por la Municipalidad Santiago. En octubre se llama a propuesta de ejecución de la Llama Metálica (Lorenzo Berg, escultor, y Carlos Wiegand, ingeniero calculista). No hay oferentes y se decide llamar a nueva propuesta. La intervención de la Comisión Pro-Monumento.
1964
La Comisión a mediados de año notifica a Lorenzo Berg que debe suspender las obras. Además, una vez finiquitado el contrato, se le impide ingresar al recinto de las obras. A la fecha hubo instalado los siete monolitos, hubo tallado parcialmente la cara de Aguirre Cerda en uno de ellos, además de haber trazado y construido parcialmente el espejo de agua. Este elemento se “termina” con una empresa contratista, sin el autor y sin los profesionales implicados en el proyecto.
1965 
El Monumento, inconcluso e intervenido, se inaugura el 18 de septiembre.








Las rocas son dinamitadas y extraídas de una cantera de MONTENEGRO




















































El Plan de Recuperación o el de sueño de Kay

Ronald Kay nace en Hamburgo, en 1941, en plena Guerra Mundial, y llega en 1947 a Chile, con su madre chilena, como refugiados de guerra. Ronald recuerda cuando el monumento se empezó a construir, él Estudiaba en el Pedagógico y trabajaba en el Instituto de Literatura Comparada de Roque Esteban Scarpa, de la U. de Chile, en plena Av. Bulnes, a metros de la Plaza Almagro.  Kay se propuso alzar la figura y la obra de un artista que se anticipó a su época. “Lo que hizo Lorenzo Berg dijo Kay, los bloques de roca del roquedal de Montegro, que trajo a Santiago son formidables, fue una experiencia pionera del llamado land art, el arte del paisaje que debuta en los años 70. Berg se adelantó seis años. Para salvar el monumento, Kay se concentró en los responsables. Contactó a la familia del artista, muerto en 1984, y consiguió un material insospechado. Habló con Cristián Undurraga, el arquitecto a cargo del plan de recuperación del eje Bulnes, y con el Consejo de Monumentos Nacionales, que finalmente lo apoyó para sacar una gloria de libro que incluye fotos increíbles del traslado de las rocas y de su paso por el Barrio Cívico hasta la Plaza Almagro.

“Solo queda y dar paso al cumplimiento del compromiso con Cristian Undurraga en el Consejo Nacional de Monumentos  para recuperar el proyecto original, compatibilizarlo con el de remodelación.  Ahora se va a requerir voluntad política, energía y plata para devolverle dignidad a ese escenario escultórico. La reinstalación del espejo de agua supondrá sacar la tierra y el césped que terminó ocultando la fuente. Habrá que limpiar esas piedras mil veces pintarrajeadas y “grafiteadas”. Y habrá que construir lo que nunca se hizo, la llama. Habrá que expiar la conciencia después de tantos años de abandono, desidia e insensibilidad”

Hector Soto, La Tercera, 03 de Mayo del 2014.

“Más que resarcirse en lo concluso, un monumento conmemorativo tiene la difícil tarea de renovar la pregunta sobre aquello que merece ser recordado. Emplazado en medio de nuestras ciudades, no pertenece al ornato sino al imaginario, no decora, sino que cohesiona, exhorta, redime, purifica o divide”.

Emilio de la Cerda Errázuriz
Secretario Ejecutivo
Consejo de Monumentos Nacionales de Chile


Fuente: Consejo de Monumentos Nacionales de chile, Lorenzo Berg, Ronald Kay La Tercera.

4 comentarios:

mauricio lopez dijo...

Hola soy Mauricio López:
Nieto de Hugo López chamorrito quería comentarles que mi abuelo falleció el miércoles 10 de febrero 2016 y será velado en su departamento hasta el día sábado 13 de febrero de 2016 y su funeral se realizará en el cementerio el manantial de Av. Américo vespucio el mismo día para toda la gente que quiera acompañarnos en este momento de recuerdos y cariño con la familia de lacunza

Luz María Strange dijo...

Estimado Mauricio: Siento mucho la triste noticia del fallecimiento de tu abuelo, por motivos tècnicos y de administraciòn de este blog, no habìa podido desde hace ya un buen tiempo, revisarlo en forma habitual, me apena no haber podido publicar tu mensaje en el momento indicado, por esto te pido mil disculpas. Siempre es triste saber la perdida de algùn integrante de aquel nuestro barrio, y por supuesto, lamento la partida del conocido, querido y muy recordado Chamorrito. Solo me queda por decirte mis mayores condolencias para ti y Familia, y por supuesto para toda la familia de Lacunza.

Atte.

Enola

Anónimo dijo...

A toda la Familia Lopez Ibañez nuestro màs sincero pèsame por la muerte de Huguito de seguro que ahora descansa en Paz y en compañia de la Nanita Ibañez su Señora , un cariñoso saludo a todos sus Hijos y Nietos y toda su familia , atte. Familia Nuñez Becerra .

jorge carmona dijo...

Sorprendente encuentro con el pasado..Luz María no creo me recuerdes o tal vez sí, yo si recuerdo de una niña alta como tu padre, delgada, como de otro nivel en ese barrio que quedó en el pasado...el recuerdo de el querido "Viejo Luco" como llamábamos...en ese pasaje sin salida hacia el lado noreste de Lord Cochrane por La Cunza, lamentablemente me voy enterando de que se van yendo todos esos personajes de una época tan especial y por mi hija me entero como el de Chamorrito, un saludo a la distancia

Jorge Bernardo Carmona Becker (Yayo).